Su preocupación manifestó la diputada por la región de Los Lagos, Marisol Turres, por la situación ocurrida en el Liceo Polivante de Quemchi, donde un estudiante encontró una larva en el plato de arroz a la hora de su almuerzo, hecho que  denunció la madre del menor al establecimiento educacional, pero que no fue tomado en consideración hasta que la apoderada se comunicó directamente con  la dirección del liceo.

Para la parlamentaría este y otros hechos ocurridos hace poco tiempo, como el retiro de carne brasileña que no había mantenido la cadena de frío en Dalcahue, o las leches vencidas en Quellón, requieren de una “urgente y permanente fiscalización” por parte del Ministerio de Educación del cual depende la JUNAEB, ya que este sería el segundo caso denunciado en menos de una semana en que esta institución del Estado presenta anomalías respecto  a la supervisión de los alimentos.

“Me parece muy grave lo que está  pasando con la alimentación de nuestros niños en Chiloé, por una parte tenemos que un alumno del Liceo Polivalente de Quemchi encontró una larva en su plato de comida y por otro lado tuvieron que retirar carne brasileña en la Escuela rural Carihueico en Dalcahue porque no se había respetado la cadena de frio y en diciembre la Junaeb tuvo que retirar leche vencida en el Liceo de Quellón. Todo esto nos hace pensar que existe una falta de fiscalización previa antes de entregar la alimentación a los niños. Por lo mismo yo estoy solicitando que se realice un sumario administrativo con el objetivo de determinar las responsabilidades respecto a esta  falta de fiscalización  que puede dañar la salud de uno o más niños de las escuelas, no sólo en Chiloé sino que también en las otras comunas de la provincia”, señaló la parlamentaria UDI.

Marisol Turres indicó que ofició al Ministerio de Educación solicitando información acerca de la existencia de los procesos de fiscalización de los alimentos que entregan las empresas proveedoras, y un informe detallado respecto de los sucesos ocurridos en Chiloé, Llanquihue y Palena, exigiendo que se desarrolle un sumario que determine las responsabilidades administrativas en estos hechos que atentan contra la salud de los estudiantes. Asimismo, solicitó conocer los montos de los contratos que mantiene Junaeb con las empresas proveedoras de alimentos, saber si ha habido sanciones, y de haberlas, el monto de la multa y si ha sido pagado, lo anterior, con copia a la Contraloría General de la República, para que tome conocimiento y adopte las medidas administrativas que estime pertinentes.-