Luego de la erupción del Volcán Chaitén, el año 2008, la cárcel de la ciudad se trasladó a Futaleufú, donde actualmente opera en dos casas arrendadas por Gendarmería. El antiguo recinto quedó en completo abandono siendo ocupado por mochileros y sufriendo rayados. Posteriormente, Bienes Nacionales destinó a Gendarmería dos inmuebles ubicados en Chaitén, a los que no se ha dado ningún uso, manteniéndose la unidad penal en Futaleufú.

Como los tribunales se encuentran en Chaitén, los internos deben ser trasladados desde Futaleufú a Chaitén, lo que demora tres horas y media, más el gasto en combustible y desgaste del vehículo, según explicó Marisol Turres, Diputada (UDI) por la región de Los Lagos.

“Cuando el vehículo presenta desperfectos, como sucede en este momento, que lleva un mes en Puerto Montt, Gendarmería debe solicitar ayuda a Carabineros para el traslado”.

Es por ello que la parlamentaria indicó que oficiará desde la Cámara de Diputados, al Ministro de Justicia, haciendo ver el mayor gasto en que incurre Gendarmería con el pago de arriendo y traslados, solicitando que se haga uso de los inmuebles de Bienes Nacionales ubicados en Chaitén, en tanto se repara y restaura la cárcel ubicada en la misma ciudad.

“No tiene sentido que la unidad penal siga funcionando en Futaleufú, toda vez que los tribunales están en Chaitén y que hay dos casas destinadas por Bienes Nacionales a Gendarmería; además está el recinto penal que se puede restaurar y dejar condiciones para que albergue a los internos”; puntualizó la parlamentaria.